Clara Vásquez: “He aprendido a defender mis derechos sobre el agua, fomentar el diálogo y promover el consenso entre los usuarios de mi comisión. La formación es muy importante. Desde el desconocimiento es imposible progresar”.

Gregorio llega al fundo El Mango para apoyar la iniciativa de Clara Vásquez, una usuaria que pertenece a su comisión de regantes. Lo hace con otros dos integrantes de su directiva; todos hombres.

Clara es una mujer especial y muy querida por las agricultoras, porque con su iniciativa ha logrado librarlas de la marginación.

Se ha propuesto cerrar la brecha educativa organizando, de forma autodidacta, “talleres de capacitación ‘solo para mujeres’, aunque también están invitados sus esposos”, dice la agricultora. “Muchas mujeres carecemos de formación y las capacitaciones que nos dan los ingenieros son demasiado técnicas e incomprensibles.

Las usuarias salimos de ellas más confundidas, eso nos genera miedo e inseguridad y nos callamos en las asambleas para no hacer el ridículo”. Clara Vásquez ha repartido cartulinas y plumones entre las asistentes a su taller para que describan cómo se sienten. “Lo hago así para que no se ‘chupen’ y se expresen con confianza”, dice la nueva capacitadora. “Antes de que adquieran conocimientos técnicos, necesito reconstruir su autoestima. En este espacio más que compañeras somos hermanas”.

¿QUÉ PLANETA QUEREMOS DEJARLE A NUESTROS HIJOS?

Las usuarias de Capote ven a Clara como una mujer fuerte y decidida, pero ella confiesa que, aunque trata de disimularlo, también se muere de miedo. Ella es muy valiente por admitirlo; no es miedo lo que siente, se trata de respeto, de responsabilidad ante la trascendencia que han adquirido sus talleres. Ahora las mujeres hablan entre ellas de los problemas del agua; el siguiente paso será que lo hagan en las asambleas frente al resto de usuarios.

Galería de imágenes

Algunas ya se han animado a dar este salto. “El agua es un recurso escaso y en muchas ocasiones, por el hecho de ser mujer, hemos sido las últimas en recibirla. ¿Acaso nuestros cultivos son menos importantes? La contaminación o el cambio climático son problemas que nos afectan a todos…Entonces yo me pregunto: ¿Qué planeta queremos dejar a nuestros hijos?”

Comparte estas historia en: